lunes, 14 de agosto de 2017

RESEÑA: EL VERANO DE LAS SEGUNDAS OPORTUNIDADES, DE MORGAN MATSON



Sinopsis


La familia de Taylor no es que esté demasiado unida... Pero no es por falta de afecto, simplemente, están todos muy ocupados. Pero entonces el padre de Taylor recibe una noticia devastadora, y sus padres deciden que la familia va a pasar el verano, en la casa de las montañas a la que solían ir hacer tiempo. Embutidos en una casita diminuta, la familia empieza a conocerse de nuevo.

Pero, además, Taylor descubre que personas que creía haber dejado atrás, siguen ahí. Su antigua mejor amiga está allí, así como su primer novio... y es mucho más guapo ahora que tiene diecisiete que cuando tenía doce.

A medida que pasa el verano y Taylor se da cuenta de que su rival es el tiempo y que, a pesar que su especialidad es huir de las cosas, esta es una batalla que no podrá eludir. Pero, sin embargo, a veces, hay tiempo suficiente para las segundas oportunidades... tanto con la familia, los amigos y con el amor.


Opinión Personal


¡Me encantan los libros de Morgan Matson! Como en su día cuando leí Desde que te fuiste (del que por cierto tengo que subir la reseña),también de la misma autora, disfruté mucho. No es el mejor libro que he leído de ella pero sigue siendo increíblemente bueno y te hace disfrutarlo. 

La historia se centra en nuestra protagonista Taylor, una chica a la que se le acaba de desmoronar todo su mundo. Ella y toda su familia acaban de recibir una de las peores noticias que se le podría dar a cualquiera: su padre está enfermo y ha sido un duro golpe para todos ellos dado que su padre es el típico hombre grande, fuerte y atlético que nadie imaginaría que podría enfermar tan de sopetón y sin signos anteriores de enfermedad.

Toda la familia se siente abrumada por esta terrible noticia, y la mamá de Taylor decide que la mejor solución es pasar los 3 meses de verano todos juntos  en la casa del Lago Fénix, una casa en la que pasaban todos sus veranos, desde junio hasta septiembre y en la que todos eran felices. Jugaban al Risk en una batalla por conquistar el mundo, paseaban en bicicleta, iban a tomar helado, a la piscina, a la playa, estaban con sus amigos, corrían por el bosque, y el 4 de Julio veían los fuegos artificiales desde la dársena de detrás de su casa.

No obstante por diferencias entre la familia, llevaban 5 años sin pisar su casa de verano a causa de que había dejado de ser la mejor opción de los hijos, al hacerse adolescentes y tener cada uno sus propios intereses:

Para Warren, el hermano mayor (sólo 2 años mayor que Taylor, de 17) era importante empezar a centrarse en su futuro estudiantil. Él es un chico inteligente al que le gusta aprender cosas nuevas y curiosidades extrañas sobre los inventos. Por ejemplo, a Warren le encanta contar la historia de la Coca-Cola: ¿Cómo surgió? Warren nos cuenta que fue un error, que inicialmente no estaban buscando crear la bebida con gas más famosa de la historia y la más exitosa hoy en día, ni mucho menos: ¡¡¡Estaban haciendo aspirinas!!! Por este tipo de comentarios Warren tiene a toda su familia cansada pero sinceramente no entiendo por qué, a mí me encanta saber éstas curiosidades y disfruté mucho del libro cuando contaba alguna de ellas.

Para Gesley, la más pequeña, lo más importante en el mundo era el ballet y empezó a ir campamentos de verano con temática de ballet, por lo que ya no quiso volver a la casa del Lago Fénix por querer pasar todo el tiempo posible bailando y aprendiendo.

Lo que hizo dejar de querer ir a la casa de verano a Taylor, nuestra chica protagonista con tendencias huidizas fue lo que pasó el último verano que pasó allí con Henry, su novio cuando tenía 12 años, su primer beso, su primer amor... y también con su mejor amiga Lucy, con la que perdió todo contacto desde el día en que se fue ese verano hace 5 años.

Cuando Taylor llega de nuevo a la casa del lago, se da cuenta de que han pasado muchos años desde que estuvo allí, y que todo ha cambiado, pero no tanto como pensaba pues su novio de los 12 años Henry -que la odia por lo que le hizo la última vez que estuvo allí- es su vecino de al lado.

Henry se mudó hace unos años con su padre y su hermano pequeño Davy, y después de ver a una familia diferente cada verano alquilar la casa de Taylor, pensó que nunca más la volvería a ver. A pesar de eso ahí está, justo enfrente de él, a menos de 2 metros, pero a él no se le ocurre ninguna palabra bonita 
que ofrecerle a ella. En vista de que se van a tener que ver las caras (por eso de ser vecinos) aunque no quiera, decide mantener una relación cordial con ella y saludarla, pero nada más.

A lo largo del verano la familia de Taylor va creando hábitos y rutinas nuevas en en el lago: cuando venían eran pequeños y digamos que ya no les entretienen las mismas cosas, así que algunos toman clases de tenis, otros buscan trabajo y a otros les apetece conocer gente nueva, enamorarse...

Taylor va a vivir este verano muchos reencuentros, tendrá que soportar muchas caras de odio hacia ella y verá como sus amistades en el lago se han reducido a cenizas después de tantos años. Creará experiencias nuevas para ella y aprenderá a ser valiente, dar la cara y avanzar.


Puntuación/4,2/5