domingo, 24 de septiembre de 2017

RESEÑA: TESS DE LOS D'URBERVILLE, DE THOMAS HARDY




Comprar aquí



SINOPSIS

John Durbeyfield, de la aldea de Marlott, arrendatario de una pequeña vivienda con terreno, padre de siete hijos, haragán y borrachín, se entera un buen día de que su apellido es en realidad una deformación de d’Urberville, un noble linaje normando que se remonta a los tiempos de Guillermo el Conquistador. Gracias a este inesperado hallazgo, decide con su mujer enviar a Tess, su hija mayor, a quien le habría gustado ser maestra de escuela, en busca de la protección de unos ricos d’Urberville que viven en la región. Los Durbeyfield no lo saben, pero estos ricos d’Urberville son en realidad la viuda y el hijo de un comerciante que adoptó ese apellido para darse aires y no porque fuera auténtico descendiente de tan antigua familia. En cualquier caso, la viuda, ciega y amante de las aves, y el hijo, un joven voluble y seductor, dan trabajo y alojamiento a la muchacha: tendrá que cuidar las gallinas y enseñar a silbar a los pinzones…



OPINIÓN PERSONAL
(¡IMPORTANTE!: Puede haber pequeños SPOILERS sin los que no habría sido posible efectuar objetivamente la reseña)

Este clásico inglés de Thomas Hardy me ha despertado tantas emociones que casi parece que estuviera antes de leerlo en una especie de calma permanente, y digo esto porque Tess es una chica que tiene que superar muchos obstáculos y dificultades en su vida. Ella tiene que sobreponerse a tantas desgracias y a tan temprana edad que es imposible no tener los sentimientos a flor de piel durante la novela. Desde ya os digo que Tess de los d'Urberville es un drama de los de toma pan y moja que te mantiene enganchado al "culebrón" de principio a fín.

También me resulta muy interesante que la obra haya sido escrita por un HOMBRE hace más de 120 años (1891), donde el machismo y la privación de derechos de la mujer estaban a la orden del día tanto en el sentido moral como en el religioso. Pero Thomas Hardy ha conseguido que su obra trascienda los siglos y se haga un título imprescindible para el lector, por la contemporaneidad de su narrativa y porque cuestiona la moral de su época.

Tess Durbeyfield es una chica campesina que junto a sus padres John y Joan Durbeyfield y a sus hermanos pequeños viven en una humilde casita en Marlott. Un día John Durbeyfield descubre que desciende de uno de los linajes más honorables y ricos de la comarca, sino el que más: los d'Urberville. Es entonces cuando la familia decide enviar a Tess a las tierras de los únicos d'Urberville que conocen, para que les reconozcan el apellido con el propósito de aspirar a una vida mejor para su familia. 


Cuando Tess llega a la mansión de los que ella cree que son sus parientes se encuentra con Alec d'Urberville, quien le ofrece un puesto de trabajo cuidando de las aves de corral para así poder ayudar con el problema económico que está sufriendo su familia. En los meses que Tess pasa allí se ve perseguida incansablemente por Alec, que quiere hacerla suya pecaminosamente y sólo piensa con egoísmo irracional en el deseo que siente hacia ella. Tess no imagina que las consecuencias de sus inconscientes actos le acarrearán una vida de obstáculos, frustración y culpabilidad que la hostigarán hasta el fín de sus días.



Un poco más tarde a la época en la que Tess estuvo cuidando las aves de corral de la mansión d'Urberville y después de superar una de las situaciones más tristes de su vida, Tess decide marcharse lejos hacia el sur, a Talbothays y probar suerte en la lechería que una conocida le ha recomendado. Allí conoce a Angel Clare, el hijo de un importante y aclamado clérigo que está aprendiendo los oficios del campo con el objetivo de tener su propia granja en un futuro próximo. Angel y Tess se enamoran el uno del otro y sienten un deseo puro y sano de estar juntos. Son respetuosos y a la vez se aman con ferocidad, es por esto que Angel quiere hacerla su mujer para poder ser feliz con ella toda la vida. Pero el destino es caprichoso y no todo es lo que parece.


Claramente habrá un triángulo amoroso, que más que trágico yo diría que es funesto, entre Tess  y los dos hombres que se han cruzado en su vida: Alec d'Urberville y Angel Clare, los dos tan diferentes y, a la hora de la verdad tan parecidos. Tess sufrirá en lo profundo de su ser hasta la más efímera virtud de su belleza. Padecerá por su amor puro y sincero y se resignará a un destino incierto.


Recomiendo encarecidamente esta novela: es una obra de arte, una genialidad de la vida victoriana inglesa que muestra con todo detalle la ambientación rural del siglo XIX en conjunto con las corrientes religiosas de la época.

No puedo dejar de agradecer a la Editorial Alba por haberme cedido el ejemplar que por cierto es de una edición exquisita. Está catalogado dentro de la colección Clásica Maior que recopila un conjunto de clásicos universales de lectura obligatoria para los más selectos lectores.

(Las imágenes y el trailer fan-made son de la adaptación de Tess de los D'urberville (2008) de BBC, una miniserie de 4 capítulos muy acertada).


PUNTUACIÓN: 5/5